Nuestra sociedad demanda materiales de fácil descomposición, sobre todo cuando se usan una sola vez o su uso es por períodos de tiempos cortos.

El mercado ha reaccionado frente a esta demanda y está ofertando bioplásticos, los que se obtienen a partir de materias primas renovables y son biodegradables/compostables; los más conocidos mundialmente son el ácido poliláctico (PLA), los polihidroxialcanoatos (PHA Y PBAT) y el almidón termoplástico.

En UDT desarrollamos un producto llamado IMwood,  el que tiene la particularidad de poder ser alimentado junto con PLA a equipos de moldeo por inyección; ambos materiales se mezclan homogéneamente durante el proceso de transformación, mejorando sus características reológicas, confiriéndole una apariencia natural a los productos extruidos y disminuyendo de manera significativa el costo de fabricación.