En UDT se lanzó entrada en vigencia de nueva ley de investigación y desarrollo

Ejemplo tangible de investigación aplicada e innovación, la Unidad de Desarrollo Tecnológico de la UdeC, UDT, fue el lugar elegido por CORFO para celebrar, a nivel regional,  la entrada en vigencia  de la nueva Ley de Investigación y Desarrollo (I+D), promulgada por el gobierno en marzo de este año, con el propósito de aumentar la competitividad del sector productivo. El nuevo cuerpo normativo, que comienza a regir hoy, incrementa los incentivos tributarios a la inversión en investigación y desarrollo, ampliando sus beneficios a empresas de todos los tamaños, independientemente de sus montos de facturación anual.
“Si queremos ser un país desarrollado al final de la década no hay otra receta: los países que han logrado ser desarrollados lo han hecho gracias a un alta inversión en I+D y es por eso que este gobierno se ha comprometido con una nueva ley que va a permitir no solamente que alcancemos el desarrollo al final de esta década, sino un compromiso fuerte y efectivo de las empresas para que inviertan no sólo en la Región Metropolitana sino que a lo largo y ancho de todo el país”, dijo durante el acto el gerente corporativo de CORFO, Matías Acevedo.

A través de la ley, las empresas podrán acceder a un crédito tributario (rebaja de impuestos) del 35% del monto invertido -con un tope de 15 mil Unidades Tributarias Mensuales, el triple que el vigente hasta ahora- pudiendo asimismo presentar, como gasto, el 65% restante.

“Este es un beneficio tributario que va estar en torno al 50%; es el mayor beneficio que tiene nuestro régimen tributario y por eso estamos esperanzados en que esta Ley va a ser muy efectiva y va a permitir a las empresas que no hacen I+D hoy darles un incentivo adicional para que den ese paso”, agregó el directivo, quien anunció que ya existe el compromiso de inversión, para este año, de unas 50 empresas a nivel nacional.

Esto, explicó, significa pasar de 6 mil 500 millones de pesos invertidos de 2008 –año en que se promulgó la ley anterior sobre el tema- hasta ahora, a los 15 mil millones de pesos en los próximos 12 meses.  De éstas, agregó, existen algunas vinculadas a la región que proyectan destinar recursos cercanos a los 2 millones de dólares a I+D.

Según el director regional de CORFO,  Felipe Sánchez, los beneficios de la nueva ley representan una oportunidad para que el sector productivo de la Región dé un salto en investigación y desarrollo.

“Siempre hablamos mucho de que esta región tiene una clara orientación productiva, pero muchos de estos productos son comodities con poco valor agregado. Nosotros creemos que con esta nueva Ley, con la investigación y desarrollo que hagan las empresas, con los tremendos beneficios que otorga, vamos a tener productos con mucho más valor agregado que no dependan tanto de los precios de los comodities y con eso podremos tener un crecimiento de acuerdo a lo que es esta región, a lo que produce y lo que es su conglomerado empresarial”, dijo.

Requisito indispensable

Afirmando que en el mundo actual, la inversión en I+D no es un opción sino que un requisito, el director de la UDT, Alex Berg, resaltó la importancia de la nueva norma, apuntando a sus proyecciones en términos de las oportunidades que ofrece al desarrollo de nuevos emprendimientos y la mayor participación de la empresa en el gasto de innovación.

Esto, dijo, es altamente relevante cuando se observa que la principal inversión en I+D la hace el Estado.  “Está bien que en una etapa temprana el Estado invierta mucho;  sin embargo en forma creciente las empresas tienen que integrarse al financiamiento y dirigir la investigación y desarrollo hacia sus intereses, tratando de que a fin de cuentas los resultados involucren un  aumento de la competitividad, una mejora del posicionamiento en el mercado y un incremento del valor agregado de sus productos”, señaló.

A su juicio,  la nueva ley es un instrumento potente que, bien administrado, puede ser muy positivo para que el sector se involucre más, “desde el punto de vista económico”, en la actividad de investigación y desarrollo.

Sobre los nuevos escenarios que la Ley abre para los centros de investigación, el doctor Berg afirma que UDT continuará trabajando con el Estado, pero con un especial interés en el sector productivo,  con el que ya cuenta con una amplia experiencia en el desarrollo de proyectos conjuntos. “Nosotros no sabemos todo, tenemos parte del saber: ciertos aspectos científicos, tecnológicos; conocemos el estado del arte mundial. Sin embargo, las empresas conocen el mercado, conocen por tanto una parte paralela y tremendamente importante en la que nosotros no somos fuertes. Por eso no cabe duda de que debemos colaborar, ponernos de acuerdo y trabajar en conjunto”.

By |2018-07-04T12:03:28+00:00septiembre 10, 2012|Eventos, Gestión Tecnológica|